Maestros del vino: Verónica Ortega

Verónica Ortega lo tiene todo: experiencia, pasión, talento, intuición, juventud y reconocimiento. Llegó al Bierzo en 2012 y desde que llegó sus vinos no han dejado de sorprender haga lo que haga. Vinos frescos, ágiles e informales como Quite. Vinos complejos, minerales y elegantes como Roc o vinos personales, sorprendentes, con expresiones muy marcadas como Cal o La Llorona. La crítica la adora y el público se pelea por encontrar sus botellas. Ella lo sabe y se siente agradecida porque el vino es su vida, y a él dedica todo su esfuerzo y duro trabajo. El resultado es magia pura, de esa que pone los pelos de punta.

Verónica Ortega: el Bierzo con ‘otro’ acento

Independiente, creativa, emocional y con carácter… Así es Verónica Ortega y así son sus vinos. Mencías y Godellos que sorprenden a todos y no se parecen a nada ni a nadie. Será su duende andaluz, su intuición femenina, el cruce de maestros, su valentía ‘torera’ o el revoltijo de todo ello lo que ha permitido que sea ella, una mujer, quien está hoy por hoy liderando la nueva generación de enólogos españoles.