Heredad Morán & López, vinos de nueva generación

Hace solo tres años que Miguel Angel, ingeniero de profesión, y Estefanía, especializada en Marketing, decidieron estudiar enología en la Rioja y lanzarse al mercado con su primer vino, un mencía, que tuvo muy buena aceptación entre los consumidores del Bierzo. en sus vinos prima la frescura, la juventud y el potencial de crecimiento. Un fiel reflejo de lo que son esta pareja de hermanos, dispuestos a hacerse un hueco en los mercados representando a lo que más quieren: El Bierzo.

La crianza de los vinos

Cuando hablamos de crianza todos tenemos en la cabeza las barricas de madera. Sin duda, una preciosidad (reconozco que me encanta pasear por esos pasillos infinitos de barricas en silencio, semioscuros y con perfume a vino). Sin embargo, para la crianza o guarda de los vinos existe una gran diversidad de depósitos con múltiples materiales y formas. Desde los depósitos de acero inoxidable a las barricas, toneles o fudres de madera, las tinajas de barro o arcilla, los huevos de hormigón o de piedra, las demajuanas de cristal, la propia botella…

Los vinos heroicos de Pago de los Abuelos

Es cierto que viticultura heroica en el Bierzo (condicionada por la dificultad que suponen las tareas de manutención de la viña y la vendimia, cien por cien manual y sobre una escarpada pendiente) hay mucha. Pero únicamente Pago de los Abuelos cuenta con la certificación internacional de CERVIM . Es un homenaje a los abuelos y a su duro trabajo porque gracias a ellos tenemos hoy estas cepas perfectamente adaptadas al clima y a la tierra, estos paisajes increíbles, y unos vinos con aromas y características únicas. Nacho Álvarez, enólogo y creador de Pago de los Abuelos.

Emilio Moro, el flechazo por el godello del Bierzo

El proyecto de Emilio Moro en el Bierzo está creciendo a pasos agigantados. Se enamoraron del Bierzo y de la variedad godello en 2013. Les cautivó por su frescura, por su potencial aromático y por su excelente capacidad de envejecimiento. Fue, según explican, todo un flechazo y ante la falta de referencias blancas en sus vinos, la apuesta fue clara: todo al godello.